.
 
 
 

 

 

¿De quién es el Frente Amplio?

©

 

Francisco del Carpio

 

 

 

 

De hecho, el Frente Amplio, sin Verónika Mendoza, no es políticamente un movimiento atractivo para un electorado nacional que busca rostros novedosos y agradables, y Verónika Mendoza lo es; sin embargo, a pesar de su belleza, rechazamos sus juicios sobre Venezuela y el  proceder de parte de sus aliados al circunscribir su "lucha" al exclusivo y obsesivo tema de los derechos sexuales, siendo algunos de sus partidarios/as fanáticos anticomunistas.

 

No hablamos de temas de fondo como el cambio de sistema económico ni relaciones de producción, pues eso tampoco lo plantea Tierra y Libertad ni lo recoge el Frente Amplio. Nos limitamos, en el caso de Venezuela, a una política decente en defensa de los pueblos de América Latina contra la injerencia del imperialismo, tal como se hizo con la Revolución Cubana en el siglo pasado. No obstante, pese a ese cuestionamiento, no podríamos dejar de reconocer el liderazgo personal de la señora Mendoza y de algunos de sus cuadros como Indira Huilca o Marisa Glave.

 

Contrariamente, el líder de Tierra y Libertad anda ausente de carisma y de prudencia. En el caso de Venezuela ha ido más lejos que Mendoza al plantear que “los países hermanos y los presidentes en América Latina deberían acudir a la OEA para..." qué sino, solucionar los problemas de Venezuela.

 

Arana quiere resolver los problemas de Venezuela, mientras aquí se enreda cada día más en los suyos. Ya le ha pasado un sin fin de chascos pero sigue haciendo lo mismo, como la mula al trigo. El desbande masivo del cogollo de TyL hacia Nuevo Perú no le ha quitado el sueño, tampoco ha asimilado el golpe y está dispuesto a cometer los mismos yerros sin escarmiento de lo chueco que le resultaron Pepe Julio Gutiérrez, Oscar Sánchez y María Agüero al mando de su agrupación, lo mismo que Horacio Zeballos como "su" congresista.

 

Antes de la formación del Frente Amplio en Arequipa, el poder tras el trono de Tierra y Libertad lo ejercía un muchacho cajamarquino, estudiante de la UNSA. De rasgos delicados que contrastaban con los rostros duros y los lomos fieros de los arequipeños; este muchacho, por "confesión sincera" se definía "neoliberal" a ultranza. Cuando Arana cedió la inscripción de TyL al Frente Amplio, él se sintió su dueño y comenzó por impartir órdenes al resto, sin importarle la estructura regional de la naciente organización.

 

Detrás de estas majaderías estaba entonces y ahora también, Héctor Herrera Herrera, un personaje sui generis de la política local, quien parecía y hoy parece el verdadero dueño del FA, con derecho, en  2014 y ahora, de designar todas las candidaturas -incluyendo la suya- para el proceso electoral de ese año y del que viene. Lo que entonces fue una tragedia se presenta ahora como comedia, pues, don Herrera, pretende, repetir lo mismo con los mismos personajes y el mismo operador.

 

Tierra y Libertad, en vez de buscar en Arequipa gente honesta entre los suyos, que de seguro los hay, para que dirija su movimiento, vuelve los ojos al doctor Herrera a pesar de su condición de dirigente de otro partido llamado Arequipa Dignidad. No obstante, lo señalan como "su" militante, el mismo que "goza de pleno derecho a participar de cualquier proceso electoral dentro del FA, por lo que su participación no es negociable, ni se dejará de lado y mucho menos se excluirá en preferencia a la participación de cualquier otra organización.

 

Nosotros sabemos que aquí TyL es solo un logotipo y un marketing ecológico que se entrega a determinado grupo humano para su explotación política y luego se van con lo que tienen. Sánchez se fue con Horacio Zeballos y Aguero con su gente y su local. Igualmente Astrid Arbildo y Deisy Díaz Gamonal. Los teelistas de ayer no son los de hoy, TyL no existe como partido. Luego del fracaso con Agüero se lo han dado en concesión a Héctor Herrera quien ha decidido que "el doctor Herrera" viene a ser el mejor candidato al gobierno regional ya que él es testigo de: "el respaldo popular que tiene en la región". Por lo tanto, "el doctor Herrera" es para Héctor Herrera, el único candidato y "las otras organizaciones (todas vetadas por él) están en la misma libertad de proponer a otros candidatos que vayan en la misma línea del FA, y cumplan los requisitos necesarios (los  suyos).

 

Herrera ha vetado al resto de partidos o grupos de izquierda o paraizquerdistas pues -dice- que estos simplemente no existen o no tienen presencia política en el panorama regional, por lo tanto no puede haber ninguna alianza ni tratativa con ellos. Por ejemplo, en el caso de Gregorio Santos, dice que: "se encuentra enfrentando un proceso legal al ser acusado de liderar una organización criminal (¿?) dentro del Gobierno Regional de Cajamarca...". En la misma situación se encuentra, para él, Vladimir Cerrón".

 

 

En el caso de Nuevo Perú dice que su lidereza "viene cargando los pasivos de las agendas de Nadine"...  "no habiendo ningún elemento rescatable de NP". Finalmente, con inaudita autosuficiencia invita a quienes pretendan la incorporación de NP al FA, a salir del FA. Y encima muy suelto de huesos afirma: ¡Sepamos hacer las alianzas correctamente!

 

¿Con quién? ¿Con Opus Dei? ¿Sodalicío? ¿Arequipa Dignidad? o el White Star.


En kafkiana metamorfosis Herrera pasa de patrón de Tierra y Libertad a amo del Frente Amplio y por lo tanto dueño de partido, pelota y árbitro, determinando que, de no aceptarse sus propuestas: "procederemos a disolver el comité impulsor (del FA) y entrar nuevamente a un proceso de reestructuración". Y nosotros pensábamos que María Agüero era peor.

 

Ese autoritarismo o dictadura inquisitorial, simplemente es para temblar, porque a manera de Auto de Fe concluye: "de haber algún reclamo respecto a las decisiones adoptadas, sugerimos hacerlas ante quien corresponda". O sea ante él.

 
 

www.jornaldearequipa.com