.
 
 

La Cruzada

 

 

 

La marcha del ku klux klan
Augusto Álvarez


El principal obstáculo que existe en el Perú para construir una sociedad digna, que promueva la igualdad de oportunidades y donde las personas sean respetadas al margen de sus diferencias, saldrá hoy en una marcha que, camuflada de buena fe, quiere imponer la discriminación.

Eso promueve esta marcha en medio de un menjunje de ideas trasnochadas y armadas por colectivos que se hacen llamar, sin fundamento, ‘peruanos por la igualdad’, y que gritan ‘con-mis-hijos-no-te-metas’ y pelean contra la ‘ideología de género’, una paparruchada inventada en la cabeza de gente reprimida, algunos de los cuales encubren a violadores y pedófilos que usan el biombo de la religión para perpetrar sus aberraciones.

Todos tienen, en una sociedad, el derecho de opinar y manifestarse, y de salir a las calles por sus ideas, incluyendo, por supuesto, a los organizadores de la marcha de hoy.

Pero eso no impide responderles con claridad a las mentiras que componen su libreto lamentable que busca imponer a una sociedad en la que se establezca una sola forma de ser: la que ellos dicen que debe ser.

Han encontrado en la supuesta ideología de género del currículo de la educación peruana su caballito de batalla para promover sus ideas, cuya pobre calidad se confirma cada día.

Esta semana, por ejemplo, la congresista fujimorista Nelly Cuadros ‘rompió su silencio’ para presentarse en sociedad y confirmar eso de que peor que una tonta es una tonta con iniciativa, y entonces le preguntó a la ministra de Educación: “¿Usted nació mujer o, como dice el currículo, se hizo mujer a través del intercambio de roles y experiencia?”.

Se articulan en colectivos homofóbicos y son promovidos por el lado más conservador de la iglesia católica y las iglesias evangelistas y que, en el plano político, tienen la buena acogida de partidos como el fujimorismo, el Apra y Solidaridad Nacional.

A los dirigentes de esta cruzada discriminadora, que parece la encarnación de la versión peruana del Ku Klux Klan, hay que decirles, con claridad, que, como señala un comunicado reciente de las sociedades psicoanalíticas peruanas, no hay una única manera de ser, estar y comportarse y que las diferencias o singularidades no significan una patología, ni son motivo para devaluar a las personas y que se deben formar seres humanos más integrados y capaces de convivir con los otros, es decir, personas más tolerantes, con menos prejuicios y con mayores libertades para valorar con justicia al prójimo y a sí mismos.
 

 
 

Por otra parte

 

Christian Rosas, vocero de #ConMisHijosNoTeMetas e hijo del congresista fujimorista, evangélico Julio Rosas, dijo que trataría con 'respeto y tolerancia' a personas con orientación sexual e identidad de género distintas a la suya, pero se opuso a que se les enseñe a sus hijos a hacer lo mismo.

La felicitación de Naciones Unidas al Estado peruano por la implementación del Currículo Educativo Nacional, el nivel mostrado por los congresistas que se oponen a este durante la presentación de la ministra Marilú Martens en la Comisión de Educación y el tipo de argumentación de los personajes que convocan a una próxima marcha para exigir su eliminación , han marcado los últimos días de los sectores conservadores que respaldan la campaña #ConMisHijosNoTeMetas.

Y es que precisamente en la carta de felicitación emitida por la Oficina de la Coordinación Residente del Sistema de Naciones Unidas en el Perú, se hacía notar también la preocupación por la desinformación presentada por los opositores, que a estas alturas resulta bastante claro que lo que realmente les molesta del documento es que se hable de homosexualidad y se promueva el respeto hacia personas con orientación sexual distinta a la heterosexual, así como a las personas trans.

Así quedó evidenciado el mismo día en que la ministra de Educación acudió al Congreso de la República. En horas de la noche CanalN se comunicó con Christian Rosas, que en insistió en diálogo telefónico con la periodista Fernanda Kanno en lo nocivo de mantener el documento y la 'infiltración' de términos como la identidad de género.

Kanno, sin embargo, buscó que Rosas fuera más específico sobre en qué afectaría que se promueva el respeto hacia las personas con una identidad de género distinta, planteándole incluso un escenario en que debería relacionarse con alguien que así se identificara.

-El segundo término que se ha infiltrado en el currículo es 'identidad de género', y hoy en día se reconocen más de 110 identidades de género.

-¿Y ustedes también las reconocen?

-Por supuesto que no, porque un ser humano tiene una identidad que es inherente, con la que nacen.

-¿Y las personas que no la tienen? ¿Cómo hay que tratar a esas personas que no la tienen? Por ejemplo, si conoce a una persona en su trabajo que no tiene una de las dos identidades de género que usted reconoce, ¿cómo la trata?

-Es que la identidad del ser humano es solo hombre xy o xx (mujer), no hay otro. Hay cromosoma masculino y cromosoma femenino, hay composición cerebral masculino y femenino, anatomía genital, la identidad no está sujeto a opiniones, es realidad humana.

-Tras dejar bastante claro que no tenía idea de la diferencia entre los conceptos de sexo biológico y género (este último referido a lo que socialmente establece como masculino y femenino, nada que ver con 'cromosomas' y demás), Kanno insistió en que explicara cómo trataría a alguien que no estaba dentro de lo que él considera 'normal'.

Tras plantearle la misma interrogante respecto a la orientación sexual (algo distinto a la identidad de género), un breve titubeo de Rosas dio pase a dejar en claro qué es lo que realmente temen los opositores del respeto a la igualdad: no se puede hablar ni considerar normal (o bueno) lo que ellos consideran ajeno a sus creencias.

-Le voy a repetir la pregunta, si usted conoce en su trabajo a un hombre que tiene una orientación sexual diferente, ¿cómo lo trata?

-Obviamente con respeto porque la orientación sexual es solo una atracción.

-Yo me imagino que así como actúa en su vida, usted quiere que sus hijos actúen también así. Si usted en su trabajo trata con respeto a una persona con orientación sexual diferente, lo correcto es que a sus hijos también les enseñen a tratar con respeto a las personas que no son como sus hijos.

-Estamos de acuerdo, eso es tolerancia, discrepar pero respetar...

-¡Pero eso es lo que se está promoviendo !

-No, porque lo que se promueve es que se acepte como algo normal o algo bueno, y el Ministerio no puede decirle al ciudadano cómo pensar, cómo sentir o cómo creer. Son decisiones del ámbito privado.

-Nadie influye más en los niños que sus padres, eso también es cierto.

¿Qué fue eso? ¿'Respeto y tolerancia' hacia quienes son así pero que se invisibilice su condición? ¿Que no se considere algo 'normal' o 'bueno'? ¿Que se siga discriminando?
 



 

Notas relacionadas

 

Los 3 congresistas que pusieron a prueba la paciencia de la ministra de Educación [VIDEOS]

Naciones Unidas felicita al Estado peruano por Currículo Educativo y Decreto Legislativo1323

Así te ves cuando apoyas #ConMisHijosNoTeMetas con un polo diseñado para el orgullo gay

El comunicado de psicoanalistas que no gustará a #ConMisHijosNoTeMetas

El mejor representante de #ConMisHijosNoTeMetas [VIDEO]

¿'Ideología de género'? Estos son los dibujitos que 'aterran' a algunos padres

Este es el concepto de ‘ideología de género’ según #ConMisHijosNoTeMetas [VIDEO]

Ministra de Justicia: "Hombres y mujeres somos iguales"

"La homosexualidad no se enseña, lo que sí se puede aprender es la homofobia"

Salvador del Solar asegura que la ideología de género no existe: “Dejemos de ser un país que discrimina”

Este es el documento que ha originado el #ConMisHijosNoTeMetas 

 

www.jornaldearequipa.com