¿Puede ser el viraje de la Fiscal de Venezuela Luisa Ortega Díaz una conspiración de larga data?

 

 

 

 

Durante sus años como estudiante de Derecho en la Universidad de Carabobo, una entonces joven Luisa Ortega Díaz militaba en el grupo “Ruptura”, perteneciente al Partido de la Revolución de Venezuela (PRV), cuyo máximo dirigente era –y sigue siendo- el excomandante guerrillero Douglas Bravo.

“Ruptura” era parte del entramado que este Douglas Bravo había armado en torno al PRV, ala legal (aunque nunca inscrita ante el Consejo Nacional Electoral) del movimiento Tercer Camino, ambos comandados también por el exguerrillero, quien compartió con el actual esposo de Ortega Díaz, el conocido Germán Ferrer, en aquellos tiempos.

Ferrer, actualmente diputado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), fue miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), brazo armado del PRV, donde llegó a estar al frente del Comando de Operaciones Especiales (COE), bajo la jefatura directa de Bravo.

La entonces joven Luisa Ortega Díaz en una protesta de “Ruptura”.

El jefe del movimiento ha sido ferviente opositor al líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías, presumiblemente desde el alzamiento que este comandó en el año 1992 contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez (Acción Democrática). Douglas Bravo consideró que en ese momento le cerraron las puertas a su movimiento para participar en la revuelta contra el neoliberalismo, y desde entonces no lo consideró como un movimiento popular, muy a su juicio particular.

Entre otras declaraciones contra el chavismo, llegó a asegurar que “no tenía nada de socialista”, e incluso dijo durante una entrevista en 2008 acerca de la Constitución vigente: “En Venezuela modificamos constituciones que eran malas y las pusimos más malas todavía”.

Su enlace ese año con el movimiento patriota (así mismo lo catalogó Bravo) se dio -según reveló en esa misma entrevista- a través de Rafael González Arias.

Justo en este punto llega el engranaje a la serie de hechos anteriormente descritos que parecieran aleatorios: el pasado 17 de abril del presente año, Rafael González Arias fue juramentado por la hoy Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, como segundo en la cadena de mando del Ministerio Público (MP).

Anteriormente fue presidente del Circuito Judicial Penal del estado Guárico, además de Juez Superior Penal Titular de la Corte de Apelaciones en dicha entidad. De su paso prolongado (entre 2001 y 2011) por las altas instancias de esta región llanera, se desprenden en su contra incontables denuncias, especialmente de ocultamiento de casos asociados a corrupción y hasta tráfico de drogas.

En Gaceta Oficial 39.610, resolución Nº 114-A, con fecha del 2 de febrero de 2011, fue nombrado por la misma Ortega como encargado de la Dirección de Consultoría Jurídica del MP, en calidad de comisión de servicio, procedente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

En el año 2015 comandó, instruido por la propia Ortega, un equipo de fiscales para evaluar la resolución del TSJ llamada “Normas sobre la actuación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en funciones de control del orden público, la paz social y la convivencia ciudadana en reuniones públicas y manifestaciones”. En ella, según la Fiscal General, se promovía el uso de armas de fuego por parte de cuerpos de seguridad del Estado en manifestaciones.

Finalmente, desde 2016 fungió como director de Política Criminal. Desde ese cargo llegó a emprender declaraciones contra la gestión revolucionaria, especialmente sobre la actuación de los cuerpos policiales y su presunta responsabilidad en el crecimiento de los índices delictivos.

Hoy día, la Fiscalía vive tiempos de persecución antichavista, según fuentes del mismo ente: González Arias habría llegado para “cortar cabezas” en el Ministerio Público e ir haciendo una limpieza ideológica en su organigrama, reseñó recientemente el portal Misión Verdad.

De hecho, su llegada se da justo luego de que su predecesora, Alis Boscán, no respaldara a su jefa en declaraciones contra el TSJ, a raíz de las sentencias 155 y 156 con respecto al desacato de la Asamblea Nacional, y que derivaron en el ya famoso impasse entre ambos poderes, solventado por la convocatoria del jefe de Estado a revisar el caso.

Igualmente, el fiscal superior del estado Guárico, Justo Germán Flores, denunció públicamente que su reciente remoción obedecía a razones político-partidistas. De igual modo, Víctor González, fiscal en el estado Miranda, dijo haber sido removido tras una acusación del gobernador de ese estado, Henrique Capriles Randonski, en su contra.

Leer también: Luisa Ortega Díaz, capítulo: Un avión que no es de papel

Leer también: VIDEO: El avión utilizado por la fiscal de Venezuela Luisa Ortega Díaz

Fiscal General de la República de Venezuela, Luisa Ortega Díaz.

Douglas Bravo: un llamado al derrocamiento

Consultado sobre el plan que tendría en mente para lo que consideraba una “verdadera revolución”, Douglas Bravo dijo en 2008: “No es un plan, sino un pensamiento: hay que derrocar esos gobiernos que tanto daño le causan al planeta y crear nuevas relaciones. Ningún gobierno de fuerza está contribuyendo con la relación hombre-naturaleza”.

Y al ser consultado sobre si el caso venezolano era distinto, su respuesta abrió las puertas a lo que podría considerarse un plan: “Tampoco. Chávez está instalando refinerías para los carros. Y de quién son esos autos, pues de las grandes empresas multinacionales. ¡Que viva el socialismo!”, ironizó.

Sin embargo, en las entrevistas a Bravo disponibles en la web, se ve una evasiva siempre que se le consulta sobre sus nexos con figuras de su pasada militancia que son parte del chavismo. Ha asegurado perder el contacto con ellos, aunque privilegia su relación de “amistad” a sus diferencias políticas.

Pero, ¿qué pasaría si mantuvo el contacto con la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, con su esposo Germán Ferrer y con el segundo al mando del Ministerio Público Rafael González Ariasdurante estos años? ¿Sería posible una conspiración comandada por él y su PRV para acabar con el gobierno venezolano desde adentro?.

Leer también: ¿Sabe usted dónde están los tres fiscales que llevaron el caso del opositor Leopoldo López? (+Ortega Díaz)

Conspiración en marcha
 

Tres meses han pasado desde que la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, ha comenzado a protagonizar parte del panorama político del país, a raíz de lo que en el chavismo consideran como un acto de traición al pueblo y desconocimiento de la Constitución.

Desde el mes de marzo del presente año, ha emprendido una cruzada de descalificación contra cada medida tomada por el Ejecutivo Nacional, al punto de contradecir incluso los resultados de las autopsias de víctimas de la violencia promovida por la derecha, para señalar como responsables a los cuerpos de seguridad del Estado -sin que se hayan desarrollado las investigaciones pertinentes-.

Pero, ¿la actitud de la máxima rectora del poder en el Ministerio Público es realmente una traición? ¿O es la nueva fase en un plan de larga data para minar la estructura estatal y derrocar desde adentro al gobierno venezolano? Algunas fichas parecieran encajar, de momento, para dar forma al segundo escenario.

Una de las primeras organizaciones en manifestar su respaldo a Ortega Díaz cuando esta habló de una “ruptura del hilo constitucional” por acciones del TSJ fue precisamente el PRV-Ruptura-Tercer Camino.

“Este gesto de hidalguía que enaltece a la mujer venezolana se inscribe dentro del anhelo de cambios profundos que son indispensables para el rescate de la paz, la sana convivencia, la dignidad y nuestro bienestar como Nación, por lo que debería ser respaldado ampliamente por los sectores populares”, escribieron en un comunicado firmado por Douglas Bravo, entre otros.

“Reiteramos nuestra propuesta de activar el PODER CONSTITUYENTE”, añadieron en el mismo documento. Aunque hoy son contrarios a la Asamblea Nacional Constituyente convocada por el presidente Nicolás Maduro, y a la cual han presentado una férrea oposición desde la misma cabeza del Ministerio Público.

 

www.jornaldearequipa.com